Consejos de seguridad para tus compras on-line

¿Es seguro comprar on-line?

Sí, pero si eliges el comercio adecuado. Evitar estafas, posible robo de datos, que el vendedor no mande sus productos, que no responda a posibles daños en el transporte… en definitiva, protegerte ante la compra on-line, está en tus manos si sabes cómo.

Te damos algunas pautas a seguir para que tus compras vayan a buen puerto y algunos consejos prácticos en cuanto a reclamaciones por si surgiesen problemas con tus compras on-line.

¿Quieres saber más? En ElTaumaturgo.com te lo contamos…

En tus compras:

  1. Se paciente. Infórmate antes de comprar. En primer lugar, nuestra recomendación es que te informes previamente sobre la tienda on-line en la que vas a realizar tus compras. Normalmente, si tiene una mala praxis comercial, es muy probable que la empresa o supuesta empresa ya haya sido criticada previamente en foros o comentarios en redes sociales… infórmate un poco sobre la fiabilidad de la empresa antes de comprar. Existen foros especializados sobre prácticamente todos los temas existentes. Vete al foro especializado en el área a la que pertenece el e-commerce y sencillamente pregunta si es fiable o no al resto de usuarios. Se paciente y espera una respuesta, no te precipites en la compra.
  2. Si es de tu país… mejor.No tiene por qué ser relevante. En principio, puedes realizar compras en tiendas extranjeras sin ningún problema. Pero si la tienda pertenece a tu propio país, cualquier tipo de reclamación ya sea por vías amistosas o judiciales, te resultará mucho más sencilla en el supuesto caso de que te encuentres con algún problema desagradable. Por tanto, nuestra segunda recomendación es que priorices las compras en tiendas de tu propio país siempre que te sea posible.
  3. Datos de contacto. Esencial. La información de la empresa debe estar reflejada en la página, en algún apartado de Contacto o Información Legal. Deben quedar reflejados datos como el CIF de la empresa, el mail, el teléfono y la dirección social de la misma. Si no se presentan estos datos o no ves más forma de contacto que un simple formulario, huye de esa tienda.
  4. Términos y condiciones. Lee atentamente los Términos y las condiciones de la compra que aceptas a la hora de realizar tu compra, porque ese es el contrato al que se ceñirá el e-commerce si surgen problemas. Se recomienda imprimir los términos por si los cambiasen en un futuro. Pueden hacerlo, pero los términos que se aplicarán en tus compras serán siempre los que tú aceptases en su día a la hora de realizar la compra, por eso es importante que los imprimas para cualquier posible reclamación.Presta especial atención en los términos a cosas como quién corre con los gastos de envío en caso de devolución, si hay restricciones geográficas en las entregas y formas de pago.
  5. Precio. El precio de los productos debe ofrecerse y reflejarse completo (IVA incluido). Si no lleva el IVA u otras tasas incluidas deberá especificarse en el propio precio indicado en la web con un mensaje del tipo (+ IVA o IVA no incluido). También presta especial atención a que se te indique en el pedido claramente los gastos de envío que implica la compra, en caso de haberlos.
  6. Servidor Seguro. No durante la navegación por la tienda, pero sí a la hora de procesar los pagos, deberás asegurarte de que la tienda utiliza servidores seguros. Para ello, fíjate que en la barra de navegación aparezca un icono en forma de candado cerrado o la adición de una “s” en la barra de dirección “http” (ver imagen).
  7. Modos de pago seguros. Cerciórate de que la tienda utilice un modo de pago seguro. En caso de pago contra reembolso o transferencia bancaria, en cuanto a protección de datos, no vas a tener ningún problema. Pero en el caso de pagos por tarjeta de crédito deberás seguir algunas pautas por tu propia seguridad.
    • Es absolutamente intolerable que el comercial te solicite los datos vía telefónica. Si lo hace, no se los facilites.
    • Los datos de tu tarjeta deben ir directamente a tu entidad bancaria, que serán los encargados de validarlos mediante sus sistemas internos. En ningún caso los datos deben pasar por el comerciante. El que tus datos estén en manos ajenas, por muy buena persona y por mucha confianza que tengas con el comercial, es tremendamente peligroso.
    • La forma de asegurar que se realice correctamente lo indicado en el punto anterior y además de evitar fraudes por robo de datos de tarjetas, es asegurándote de que la tienda on-line utilice un sistema de pago seguro para tarjetas.
      Se deben usar sistemas que garanticen que solamente el propietario de la tarjeta pueda usar los datos. Un sistema seguro muy fiable es el sistema de pagos 3D Secure, desarrollada por Verified by Visa y Secure Mastercard que, mediante el uso de una clave secreta que el banco emisor de la tarjeta le facilitará, le posibilitará la realización de compras seguras por Internet y le autentificará como legítimo titular de la tarjeta que está utilizando.
      De esta manera se hace imposible el fraude en la red y se garantiza la total seguridad de las transacciones.
      Los datos viajan directamente a tu banco y, una vez introducidos los datos de la tarjeta, se te enlaza a una página de validación de tu banco para introducir tu clave.
      Esta clave deberás solicitarla en tu entidad bancaria una única vez.
      Si el sistema no te pide ningún tipo de clave de seguridad, estás ante un sistema de pago que no es fiable.
      Un sistema absolutamente recomendable, no solo por la fiabilidad y seguridad en las transacciones, sino porque pone a disposición del cliente un sistema de reclamaciones propio, son los pagos mediante PayPal.
  8. Copias. Al finalizar tu compra, el comercio debe reflejar exactamente los detalles de tu compra. Igualmente, la tienda on-line debe enviarte un correo de confirmación con el recibo de tu compra a tu correo electrónico.
  9. Exige tu número de tracking. El número de tracking es el número de seguimiento del envío. Asegúrate que el comerciante te lo facilite y, si no lo hace, reclámale para que te lo facilite a la mayor brevedad posible. Con este número y sabiendo la empresa de mensajería que utiliza, podrás realizar un seguimiento del envío y de su estado en cada momento.
  10. Si hay deterioro, no aceptes. La eficacia y seriedad de la resolución de los problemas por deterioros o daños del producto durante el transporte, dependerá de la seriedad de cada comercio. Por si las moscas, si observas algún daño visible en el embalaje o compruebas que el producto está deteriorado por algún posible golpe o presenta alguna rotura visible, no debes aceptar la entrega del paquete y, MUY IMPORTANTE, no firmar el albarán de entrega. En su lugar, lo que deberás poner es “NO ACEPTO POR TAL O CUAL MOTIVO”. Esa es la única forma de certificar que el daño ha sido producido en el transporte y te servirá de prueba en caso de problemas en la reclamación. Así mismo, al comerciante, ese albarán con esa nota de “NO ACEPTO”, le servirá para realizar sus propias reclamaciones internas al servicio de transporte.
  11. Reclamaciones. Una vez recibido el producto, para cualquier tipo de reclamación lo primero que se debe hacer es reunir toda la documentación de la compra (recibo, factura, correos…).  Y en primer lugar ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente de la empresa y exponerles por cualquier vía el problema objeto de reclamación. Estos tienen un plazo de 30 días máximo para dar una respuesta satisfactoria a tu reclamación.
    Si no estás de acuerdo con la resolución de la reclamación o con la respuesta obtenida (o si no recibes respuesta) lo que debes hacer es repetir la reclamación por escrito, vía fax con acuse de recibo y visualización de contenido, telegrama o burofax.
    Debemos intentar siempre una solución amistosa con la empresa. Normalmente a un comercio le conviene resolver la situación de manera rápida y eficaz.
    En caso de no llegar a un acuerdo y querer seguir adelante con la reclamación, se deberá realizar una reclamación administrativa o acudir a la vía judicial.
    Siempre se ha de reclamar con cabeza, cualquier reclamación que se resuelva en tu contra, por el motivo que sea, no solo te hará perder tiempo sino también dinero. Lee bien los términos del comercio que aceptaste a la hora de realizar la compra, si reflejan claramente algo que pueda ir en tu contra en la reclamación y no has llegado a una solución amistosa con el comercio, no sigas adelante con ella.

Esperamos que con estas pequeñas pautas tengas siempre una agradable experiencia en tus compras on-line… confiamos en que así sea.

El Taumaturgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *