ENTREVISTA A THE JACK

Jorge García, mentalista argentino y conferenciante, es un artista en busca del misterio. Estudió magia en el Instituto Superior de Magia e Ilusionismo con Adrián Guerra, Campeón mundial de cartomagia, Daniel Celma y Juan Miraz. Perfeccionó en Las Vegas con Jeff Mc Bridge, Eugene Burger, Ross Johnson , gran mentalista. También ha compartió momentos mágicos con Max Maven. Pertenece al Club Porteño de Ilusionismo, ha estudiado Stan Up con Rocco y forma parte del staff del foro argentino «Nada en esta mano». Graduado en marketing por la UCES y Postgrado en Gestión de la Cadena de Abastecimiento y Logística USAL abandonó finalmente su trabajo para dedicarse a la magia cuando tenía 30 años. Afincado en Argentina, ha estado en el Castillo Mágico de Hollywood, en Las Vegas, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Austria Holanda, Gran Bretaña, Chile, Uruguay, Marruecos… De él ha dicho Uri Geller: “Jack es un artista cálido, elegante, con un gran carisma. Su show es fantástico. Si está buscando un espectáculo de primer nivel, él es una de mis mejores recomendaciones”. Está llevando por el mundo su espectáculo “SEVEN” y es una suerte poder entrevistarlo.

¿Quieres saber más? En ElTaumaturgo.com te lo contamos…

jack3

P.- Hola Jorge, ¿Cómo surgió esto de dedicarte a la magia?

R.- De pequeño mis padres veían un programa de TV de tango muy aburrido salvo porque, durante unos minutos, aparecía un señor al que le faltaba una mano y hacía unos milagros con cartas acompañados de unas historias que me parecían cautivantes. Cuando cumplí 28 años y era Gerente de marketing de una importante empresa sufrí un pico de estrés. El psicólogo me sugirió buscarme un hobby, algo que me hiciera desconectar. Ahí recordé esos momentos de mi infancia y me inscribí en un curso de magia. Años después me doy cuenta que era mi verdadero camino en la vida y dejé una carrera exitosa por el misterio de vivir como artista.

P.- ¿Y qué te motiva a hacerte mentalista?

R.- Al terminar el curso de magia me inscribí en el Club Porteño de Ilusionismo. Allí de treinta miembros sólo dos estudiaban y practicaban mentalismo, entre charla y charla me fui dando cuenta que era la rama de la magia que por mi perfil se adecuaba más a mi forma de ser, ver y presentar la magia. Así que, a partir de allí, comencé a especializarme y a presentar solo efectos de este tipo.

P.- ¿Qué diferencia fundamental consideras que hay entre el ilusionista y el mentalista?

R.- Creo que no debería haber ninguna, aunque si la hay es básicamente que el mentalista comprende inmediatamente que el artista en escena debe creer su rol y que la experiencia para ser convincente debe sentirse real. El buen mentalista presenta la ilusión creyendo totalmente que lo que hace es real.

 jack

P.- ¿Cúal es tú efecto de mentalismo favorito, tanto tuyo como de otros mentalistas?

R.- En estos momentos el Q&A también conocido como el acto de adivinación, ya que conlleva muchas técnicas combinadas y muy complejas cada una de por sí. Es el acto máximo en el mentalismo y que hoy muy pocos llevan a cabo.

P.- ¿En qué nivel nos encontramos los magos de habla hispana en relación con los magos norteamericanos, europeos o asiáticos?

R.- Creo que en un muy buen nivel. Los que vivimos en América tomamos mucho de las dos grandes escuelas, la estadounidense y la española, y creo que esa es una muy buena combinación.
Los Españoles, por otro lado, tienen una línea de pensamiento propia y eso es una base muy grande a la hora de presentar magia, ya que es un estilo que creo que puede faltar un poco en otros lugares.
Lo bueno del resto de Europa y que también, obviamente, incluye a los europeos en general, es su constante relación con las distintas artes. Aquí me refiero al estar en contacto directo con grandes obras, monumentos e historia, y
cómo éstas influyen en los artistas de la magia.

P.- Has dado una conferencia hace unos meses en la SEI madrileña después de una serie de actuaciones por diferentes países europeos. ¿Notas alguna diferencia entre el público de cada país?

R.- Si claro, más que nada tiene que ver con convenciones del tipo cultural a la hora de comunicarnos con los espectadores. Asimismo, a la hora de las reacciones, cada cultura tiene su forma de expresar asombro o admiración.
Pero la magia es de por sí un idioma universal, es un arte y de una forma u otra si lo que uno presenta es bueno, tiene belleza, inspira y genera asombro, la reacción va a ser siempre positiva.

 jacksei

P. – Actúas en televisión. ¿Cómo orientas la presentación de los efectos para este medio frente a cómo lo haces en un teatro o una sala?

R.- Considero que la TV no es el ambiente ideal para la magia, para el arte del asombro y creo que, actualmente, casi para ningún arte. Las necesidades y el ritmo de los programas de TV casi no permiten crear clímax y es muy difícil encontrar conductores que cedan su espacio de protagonistas durante tu actuación. Obviamente es un medio de comunicación masivo y considero que uno debe adaptarse para mantener viva la magia en la mente de los espectadores, lo digo como una opción de un arte válido y vigente.
En mi caso particular creo que hay dos cuestiones importantes a tener en cuenta. Tratar de buscar juegos muy directos o hacer presentaciones lo más directas posibles y, por otro lado, siempre buscar algún juego que permita interactuar al público. Digo esto último por que la TV siempre le deja la sensación al espectador de que se utilizó una edición o se arregló algo con algún miembro del programa. El juego interactivo rompe esa barrera y le deja la sensación verdadera de asombro al espectador en su casa, le da esa sensación de que lo que sucede es real.

P.- ¿Qué mentalista te ha influenciado más?

R.- Anneman, por supuesto, y como soy de la generación de Derren Brown bueno, es imposible que él no influencie a un mentalista.

P.- ¿Estás de acuerdo con el cuarteto de mejores mentalistas formado por Max Maven, Banachek, Osterlind y Ted Lesley?

R.- Max Maven es uno de mis preferidos y considero a mi entender que los otros tres deberían ser Derren Brown, Kreskin y David Berglass.

P.- ¿Cómo transformarías un efecto de ilusionismo en uno de mentalismo?

R.- Muy simple, olvidándome del juego, de su método y su desarrollo. Simplemente, a mi parecer, hay que pensar en cáal es el efecto (Dariel Fitzkee tiene una clasificación de 19 efectos que suceden en la magia) y pensaría a qué fenómeno mental puedo relacionarlo.
Por ejemplo, un cambio de color de pañuelos podría representarse como un cambio de percepción de la realidad de un espectador.

 jack6

P.- ¿Se puede hacer mentalismo con humor? ¿Y sin dramatismo, ni vistiendo de negro?

R.- Si, por supuesto, ser mentalista no significa ser solemne. Hasta un hombre misterioso puede tener sentido del humor. Lo que sí creo es que estamos en el arte del asombro y eso es lo más importante y lo que diferencia claramente este arte de cualquier otro. Al final del show la gente debe recordarnos por esto, no porque les pareció divertido ni porque se rieron mucho, para eso hay otras artes. Creo más que nada en el humor situacional, para contar chistes hay humoristas.

P.- Uno de los retos que tiene el mentalista, al igual que el ilusionista, es sorprender a la audiencia, cosa que cada vez está más difícil. ¿Cómo intentas solventar ese problema?

R.- Es más sencillo de lo que parece. Creo que si nos concentramos en hacer buena magia y nos centramos en que estamos en el arte del asombro y del misterio, lo logramos fácilmente. Los magos tenemos que aprender a callarnos más y generar más misterio.
Hoy en día la mayoría se la pasa anunciando todo lo que va a suceder, remarcando mil veces lo imposible de algo. No digo que la vía mágica esté mal, al contrario, pero muchos exageran y, por otro lado, un show debe tener diferentes matices y casi nunca se utilizan.

P.- ¿Cómo se puede innovar?

R.- Creo que mostrándonos cómo somos, el mago no es un personaje fuera de nosotros. Estamos acostumbrados a escudarnos detrás del efecto que genera aplausos y a la gente le interesa más el artista. Todos somos diferentes y tenemos gustos diferentes así como historias de vida únicas. Si logro mostrar esas cosas en mis rutinas ya de por sí estoy innovando. Asimismo hay que adaptarse a esta época en la que la gente se comunica por las redes sociales, sus teléfonos móviles se han convertido ya en herramientas indispensables y, en mi opinión, hay que pensar en ese camino también para nuestra magia.

P.- ¿Tiene el mentalista superpoderes?

R.- No, para nada. Lo que si tiene es un gran poder de observación, una sensibilidad por trabajar tanto tiempo con gente y por último un set de herramientas que, combinándolas apropiadamente con lo antedicho, genera esa sensación.

 jack2

P.- ¿Cómo se crea el misterio?

R.- Dejando que la imaginación de nuestros espectadores juegue su papel, es decir, darles lugar a que puedan pensar. Si les damos todo servido, si les decimos todo lo que va a pasar, si no los engañamos también desde el guión, no existe misterio. Está muy bien el argumento de lo inevitable ante una predicción, pero si yo anuncio que hay una predicción en un sobre y le pido a un espectador mencione una carta y comienzo a decir “seria imposible, no se lo van a creer…” si bien hay una expectación lógica por parte del público al mismo tiempo como somos magos hay una tranquilidad de que vamos a lograrlo. Ahora, si yo estoy por ejemplo en un bar y dejo una carta bajo una copa sin decir nada y solo pregunto a un espectador que nombre una carta, ni bien la dice no digo nada, solo miro un instante hacia la carta bajo la copa y digo, disculpen, voy un segundo a la barra a por un trago, ahí sucede algo mucho mejor porque la carta fue un misterio, no saben por qué esta ahí, no saben qué es lo que va a suceder, solo hago una pregunta y cuando miro la carta bajo la copa ellos interpretan que eso “podría” ser una predicción, pero no están seguros, yo no dije nada e inclusive me voy, ahora a ellos les interesa revelar ese misterio, yo ya sé que estoy en lo correcto desde el momento en que me mencionaron la carta, ya no es mi problema. La dimensión de imposibilidad y la duda de que pueda ser verdad está ahora en la mente de los espectadores. El «sería imposible», el «sería increíble» que todos los magos mencionan, ahora lo están pensando ellos por si mismos. ¿Qué creen que sucede ni bien me alejo de la mesa? ¿Podrá alguien dejar ese bar
sin revelar el misterio? ¿Cuál será la reacción?

P.- ¿El mentalismo es sólo una opción de presentación de la magia?

R.- En mi forma de ver sí.

P.- Dinos un efecto de mentalismo nunca realizado y que te gustaría hacer por muy imposible que parezca.

R.- Aunque no lo creas, no tengo ninguno en mente, casi todo se puede realizar, bueno, al
menos lo que tengo en mente. Solo que para algunas cosas hace falta más práctica o preparación o, a lo sumo, un poco de materia gris.

 jackjc

P.- Gracias por tu tiempo Jorge. Que vaya todo bien y que el misterio te acompañe.

R.- Gracias y vaya un saludo para todos los magos de la madre patria.

Juan Carlos Herranz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *