VII Festival Internacional de Magia

IMG_20170219_180922

Un año más, el Festival Internacional de Magia aterriza en la capital, de la mano del Teatro Circo Price.

¿Quieres saber más de él? En ElTaumaturgo.com te lo contamos.

Creo sería injusto comenzar este artículo sin agradecer a Jorge Blass el organizar este festival, por siete años consecutivos. Organizar un evento así requiere hablar y negociar con el Price y con cada uno de los artistas invitados, conseguir cuadrar unas fechas en que sea posible para todos, encargarse de la publicidad del evento una vez está montado…

Todo esto es un gran trabajo que, sin duda, no sale rentable económicamente para Jorge Blass. Alguien capaz de llenar teatros en la Gran Vía con su número en solitario, no tiene ninguna necesidad económica de compartir escenario y beneficios con otros siete artistas.

Por todo esto, considero el hecho de que, año tras año, organice este festival, es un detalle que no debe pasar inadvertido.

Sobre todo cuando este es el principal festival de magia dedicado al público “profano”. Se organizan grandes Festivales en España, como el Ascanio o el Nacional, pero están pensados por magos, para magos. Se agradece un festival que sirva para expandir un poco este arte, darlo a conocer a nuevas personas y aumentar así el público de este tipo de espectáculos, algo sin duda necesario.

Una vez comentado esto, procedo a relatar brevemente los números que se pueden disfrutar en esta séptima edición.

La presentación del festival corre de la mano del pequeño Carlini, una marioneta controlada por Justo Thaus. Sin embargo este personaje no será el maestro de ceremonias del festival, papel reservado para Jorge Blass. Carlini tan solo volverá a aparecer para su actuación particular y la clausura del evento.

Tras unos rápidos juegos de presentación de cada artista, sale al escenario Chris Torrente, con un número cómico en que se ve constantemente interrumpido por un perro invisible.

Una rutina con multitud de apariciones y transformaciones, que tal vez no puedan apreciarse en todo su esplendor por las interrupciones del perro invisible. Sin embargo, los tiempos y ritmos, muy bien medidos, logran generar grandes efectos, tanto cómicos como mágicos.

MIK_2925

En segundo lugar se presenta Galina, una maga ucraniana, con un número de levitaciones en el que la estética y el efecto visual priman sobre el efecto mágico.

En diversas ocasiones he escuchado normas acerca de las levitaciones y la necesidad de una corta duración de estas, para potenciar su efecto. Si bien algunos juegos, como el bastón bailarín, desafían estas teorías, la excesiva duración de los efectos de levitación en esta rutina (en la que una pelota pasa varios minutos en el aire) hacen que lo normal se vuelva cotidiano, perdiéndose en el camino el sentimiento de imposibilidad que caracteriza un efecto mágico.

Pese a esto, la combinación de los movimientos, el vestido y la larga melena de Galina, generan una gran belleza, similar a la que se encuentra en un espectáculo aéreo circense.

galina

A continuación hace una breve aparición Héctor Mancha, o más bien su personaje. Un personaje que no habla durante todo el festival, pero con una fuerza escénica maravillosa. No pude evitar recordar en su presencia al gran Voronin, al que se pudo ver en la anterior edición.

En esta primera aparición, Héctor no realiza ningún efecto mágico, sino que se dedica a asombrar al público con su capacidad para lanzar cartas, a grandes distancias e incluso haciendo estallar globos con ellas. Una pequeña rutina acompañada de un gran humor mímico y con guiños a las actuaciones de los artistas precedentes.

Hector-Mancha--575x323

Tras este momento, llena las pantallas un anuncio del siguiente artista, Jan Reinder. No comprendo por qué su aparición viene precedida por este vídeo en lugar de la simple aparición de su nombre, como sucede con el resto de artistas, pero resultan innegables sus habilidades como showman.

Realiza un número capaz de mantener en tensión al espectador hasta el final y en el que acaba mostrando sus habilidades circenses, para asombro del público. Un número en que la tensión prima sobre el efecto mágico, que se ve enmascarado por esta muestra de habilidad.

descarga

El quinto artista que sale a escena es Marco Zoppi, quien, precedido por su ayudante, realiza un interesante número con pompas de jabón.

Elegantes figuras generadas por la unión de ellas y burbujas que se dividen y multiplican llenan el escenario durante este número, que alcanza su cénit con el original y sorprendente juego que realiza con un círculo de cuerda introducido en una pared de jabón.

marco-zoppi-slideshow-02

Tras él, Carlini y Justo Thaus vuelven al escenario, esta vez para realizar su rutina. Un bello número en el que la marioneta, con sus pequeñas manos, realiza dos juegos de magia, guiada por las cuerdas de su titiritero.

La única pena de esta actuación es el pequeño tamaño en el que se produce la magia, que obliga a los espectadores a verlo a través de las pantallas que retransmiten la acción en directo, si no quieren perderse los detalles.

Entre cada uno de estos magos, aparece Jorge Blass para hablar con el público y realizar una serie de juegos propios.

A pesar de algunas bromas repetidas de ediciones anteriores (como el ya clásico “pon la entrada debajo de la almohada y, para que no pierdas la ilusión por la magia, aparecerá mañana un billete de 5€, ¿verdad que aparecerá, papá y mamá?”) y del fallo de ritmos que sufrió el juego con el dron en esta función (una versión moderna de la carta en la espada), sus intervenciones se hacen amenas y entretienen al público familiar.

Destaca su juego en el que, con sus manos colocadas como si fueran las de un espectador elegido, convierte a este en mago, realizando una serie rápida de juegos clásicos, con un final sorprendente. Un juego que aporta una gran cantidad de magia rápida y sencilla, contrastando con los números más modernos y visuales que priman entre los demás artistas.

teaser-home-jorge_blass-movimiento

Por último, reaparece en escena Héctor Mancha, con su número ganador del Gran Prix en el FISM 2015. Todas las expectativas que tenía en disfrutar de este número en directo, fueron gratamente superadas.

Con una enorme presencia en el escenario, remarcada por su vestuario y maquillaje, Héctor hace aparecer de la nada, una vez tras otra, cientos de billetes. Sin un frac ni una mera chaqueta para ocultar sus cargas y con un ritmo perfecto, poco se puede decir que no esté dicho sobre este número. Se nota todo el trabajo y teoría puesta en él, sin ninguna duda.

3231331

Y así acaba, un año más, el Festival Internacional de Magia. Si bien este año la imposibilidad cede el protagonismo a la belleza y la innovación, no cabe duda de que, por séptimo año consecutivo, el festival ha logrado entusiasmar a su público.

¡Ya solo queda esperar a la octava edición!

IMG-20170219-WA0009

 El autor de este post junto con Héctor Mancha y Jan Reinder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>