El humor como anticlímax en la magia

dia-mundial-de-la-risa-reir-ha-jpg_604x0

Adoro el humor. Y si alguna vez asistes a una actuación mía, verás el gran papel que tiene en ellas.

Pero no nos confundamos, el humor no es amigo del misterio.

¿Quieres saber más? En ElTaumaturgo.com te lo contamos.

No hay duda de que el humor tiene grandes ventajas, que pueden utilizarse en la magia.

Ayuda a conectar con tu público. Un tipo gracioso (no confundir con graciosete) siempre genera más empatía con el público. Esto es vital especialmente en los shows largos (unipersonales de una hora o más), donde meterte al público en el bolsillo en los primeros minutos es clave.

Ayuda a decir las cosas. Si tienes que dar órdenes estrictas a un espectador, hacerlo con humor siempre será mejor, ya que él lo tomará bien y no intentará rebelarse, y además el público lo verá más como un gag que como un requisito para el juego. (Vuelvo a aclarar que me refiero a hacerlo de manera graciosa, no “haciéndose el gracioso”. Si el público no lo considera gracioso, nada de esto funciona).

https://www.instagram.com/p/BZ8ZKB4nZ6-/  Experiencia personal dando indicaciones vitales para el juego, aprovechando la comedia.

Entretiene. Hay cientos de ventajas más, pero por ahora cerraremos con esta, porque no por obvia es menos importante. A la hora de preparar un show, uno de los problemas con los que nos encontramos es tener que “rellenar” la totalidad del tiempo. Y no creo necesario decir que rellenarlo con algo que entretiene, siempre será mucho más agradecido para el público, y por tanto mejor para ti como artista (no olvidemos que actuamos por y para el público presente en la actuación)

¿Entonces, si todo es tan bueno, el título de este artículo era sólo un clickbait?

No del todo. Con todas sus ventajas, el humor continúa siendo un anticlímax para el efecto mágico. Dicho claramente, si el efecto sucede mientras el espectador ríe a carcajadas, pasará prácticamente desapercibido.

¿Entonces, no se puede meter comedia en un juego? Por supuesto que sí, pero después, espera. Puedes meter comedia durante el planteamiento y proceso del juego (siempre que el proceso se pueda seguir claramente), y sirve muy bien como misdirection. Pero después, para. Deja que el público acaba de reír y entienda que lo que va a ver es algo impresionante. Y aprovecha ese momento de pausa para remarcar las características del juego (baraja mezclada, carta libremente elegida… etc) y crear expectación. Y entonces, muestra el clímax.

Mostraré un ejemplo de esto. La primera vez que realicé la carta a la naranja en público, la bolsa en la que estaba la naranja no se abría y luego se desfondó (podéis verlo en el vídeo a continuación). Esto no fue negativo, ambos “fallos” fueron maravillosos para la comedia, y no afectan en principio al efecto. Pero si justo al cogerla del suelo la hubiese rajado, la aparición milagrosa se habría visto tremendamente minimizada.

 

Momento de la “aparición” de la naranja ante público (2:54)

Por último, decir que, aunque tengas todo planeado, puede fallar.

Para mí, uno de los magos que mejor aúnan comedia y sensación mágica es Dani Daortiz. Cualquiera que haya ido a su espectáculo puede corroborarlo, y cualquiera que no lo haya hecho, ya puede ir reservando entrada. Uno de sus gags consiste en levantarse la camiseta para mostrar su emoción, ante el asombro del espectador (gag ensayado y realizado mil veces). Pues bien, en este vídeo, grabación reciente del programa de Luis de Matos, el gag gusta tanto a uno de los espectadores, que pide insistentemente que lo repita, ignorando y dificultando los efectos que suceden frente a él.

¿Esto significa que Daortiz no sabe compaginar comedia y magia? Por supuesto que no. Pero creo que es un buen exponente de como en ocasiones, el humor puede actuar de anticlimax en la magia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>