ENTREVISTA A ARESON

Antonio Arenilla, ARESON, mago sevillano domiciliado en Umbrete. Mago infantil, de cerca y especialista en grandes ilusiones. Ganador en 2002 del Premio Nacional de Grandes Ilusiones en San Sebastián. Comparte con su mujer “Pompita” las actuaciones infantiles. Conferenciante y fabricante de artículos mágicos estuvo por Madrid recientemente con motivo de una conferencia en la SEI.

¿Quieres saber más? En ElTaumaturgo.com te lo contamos…

P. Hola Antonio, tocas todos los palos de la magia. ¿Cómo te sientes más a gusto: actuando para niños, en magia de cerca, con cartomagia, mentalismo o en grandes ilusiones?

R. La verdad es que creo que me siento más a gusto pensando que hago Magia, sin pensar en categorias, tanto de cartas, como mentalismo o como grandes ilusiones. Para mí lo más importante es comunicar con las personas a las que esté haciendo el efecto mágico. Si son niños pues hay veces que puedes hacerle algún juego con cartas y resultarles impresionante. Pero me siento más a gusto dependiendo de la circustancias, hay veces que el público está muy cercano y ahí puedo hacer cartomagia, mentalismo,etc. Lo que más me interesa es prenderles, dejarles con la boca abierta y ya está. Y que se lleven la emoción de lo imposible.

P. ¿Cómo compatibilizas tu idea de poco equipaje y gran efecto con tu pasión por las grandes ilusiones?

R. Pues es una buena pregunta porque especialmente tengo mucha dificultad a la hora de incluir grandes ilusiones en repertorio. Hay grandes ilusiones que son preciosas como aparato y vistas son maravillosas, pero luego me resisto. Primero busco que no sean un mero puzzle para el espectador y, por otro lado, que sean muy desmontables. Es imprescindible para incluirlas en el repertorio. He hecho muchas grandes ilusiones, pero llevo en el repertorio las desmontables, que ocupen poco espacio en la furgoneta. Lo más importante es que en la gran ilusión tenga un efecto claro y que sea bastante portátil y que no tenga apenas ángulo y se pueda hacer casi en pista de circo. Ese tipo de grandes Ilusiones son las que incluyo en el repertorio y seguro que usaré toda la vida. Un ejemplo de ello es cuando diseñé la Caja de Pandora.


P.
Cuéntanos cómo comenzaste en esto de la magia.

R. Pues yo empecé en esto de la magia como muchos de los que conozco, porque de pequeño vi a un mago. Y creo que esto fue el detonante, la semilla que se quedó dentro de mi para que yo intentara de mayor transmitir esa emoción que sentí de pequeño. Y fue muy bonito. Cuando era pequeño, tendría unos nueve añitos,  estábamos veraneando en un hotel de Málaga, concretamente hotel Los Patos. Me acuerdo perfectamente, en la recepción mis padres, recogiendo la llave y nosotros sentados en un sillón que había detrás de ellos. De repente, un hombre mayor. No recuerdo quién sería, pero sí recuerdo que tenía el pelo blanco y que iba con chaqueta y corbata. Me llamó mucho la atención lo trajeado que iba, hablaba en inglés. Este hombre, de repente, cogió un papel del paquete de cigarros e hizo una pelotilla con el papel transparente. Desaparecía de una mano, aprecía en la oreja de mi hermana, después aparecía en la mía. Después sacó una caja de cerillas que se movía y se abría. La caja de cerillas se abrió, sacó una cerilla, la encendió y apareció un cigarro, lo encendió y se marchó.

Areson

P. ¿Es más fácil aprender magia ahora que hace unos años? ¿Hay exceso de información actualmente?

R. Bueno, yo lo que pienso es que hoy en día es muchísimo más difícil aprender magia que hace unos cuantos de años. El exceso de información yo creo que ha centrado a muchos mago de hoy en día en solamente conocer los secretos. Realmente creo que se ha perdido la esencia de lo que se transmite cuando se hace magia. Y lo digo desde el punto de vista de sentir que tengo mucho que aprender todavía.

La parte artística es más importante que la trampa. Y hoy en día hay tal información en internet y tanta gente empeñada en mostrar cómo hacen los demás… Y lo peor que siento es que aparece muy a menudo la frase: “esto es clásico». Que su traduccion es: «Lo copio y ya si eso me enteraré del autor».

Además, también se ha olvidado mucho leer libros antiguos; y es curioso porque hoy en día podemos ver muchísimo juego que se anuncia como novedad en internet y realmente son juegos de magos antiquísimos que están en libros como Greater Magic, el Tarbell y otras enciclopedias de magia. Vienen explicados muchísimo juegos de los que hoy en día sólo se ha cambiado el nombre de la carta. Pero si se usa correctamente es una herramienta muy poderosa; podemos consultar libros y estar en contacto con muchos magos excelentes. Así que todo depende de cuál sea la forma de usarlo.

P. ¿Qué magos te han influido más?

R. Algunos por su antigüedad, como Robert Houdin, Pinetti, Kellar, etc. y más actuales como Copperfield, Lance Burton y magos de nuestra tierra como Juan Tamariz, Faustino Palmero, Vicente Canuto, Luis Trueba, Paco Rodas, Rafael Sánchez Gámez, Pepe Domínguez y muchos más amigos magos, en la actualidad, de los que aprendo día a día.

P. ¿Cuál es el efecto mágico que consideras más asombroso? ¿Y de tus juegos con cuál te identificas más?

R. El baúl sustitución cuando lo vi por primera vez a los Pendragons. Algo que me asombra y de lo que más memorable, son las mariposas. Es un juego que tiene un simbolismo mágico precioso y el del billete que flota, también deja un impacto en la memoria grandísimo y ver la cara de asombro del público.

P. Tu primer congreso de magia fue en Zaragoza en el año 1992 y allí estaban Pepe Carroll y el maestro Ascanio que daba una conferencia a la que asistes en primera fila, con Faustino Palmero Garzón y Luis Hernández Trueba, en la fila de atrás. Alguien hizo un comentario y te dio un ataque de risa teniendo que salir de la sala. Al día siguiente Ascanio te preguntó por el motivo de la huida. ¿Cómo saliste de la situación?

R. Jeje, efectivamente, sí es cierto. Mi primer congreso fue en el 92, allá por la Expo de Sevilla, y estaban actuando Pepe Carroll y el maestro Ascanio. Compartiría asiento con Carlos Hampton. La realidad del asunto, no fue la huida el motivo de de la risa. Teníamos en aquel entonces la economía bastante sumergida y entonces andamos buscando un sitio que nos había comentado un mago que era bastante económico y cercano al al sitio del congreso. Se aproximaba la hora para llevar las maletas al hostal donde solo tenían una habitación doble libre. Carlos dijo que nos teníamos que marchar porque se perdería la reserva. Claro, la conferencia se empezaba a alargar y no encontrábamos el momento para levantarnos. Porque, como alguno de vosotros recordaréis, el maestro Ascanio tenía tantísimos detalles en todos sus juegos… La verdad es que no tenía desperdicio nada y, claro, no me quería ir. Pero como quien no quiere la cosa, disimuladamente, nos agachamos. Salimos de la sala y nos marchamos de allí. A mí me da mucha cosa salir de una conferencia. Pues nada, a la semana siguiente estabamos por la S.E.I y, estando allí hablando, de repente llegó Ascanio y se agregó a la conversación.

  • Ascanio: «Oye, por cierto, quería hacerte una pregunta. Estuviste el otro día en Zaragoza viendo la conferencia?».
  • Areson: «Sí, me encantó».
  • Ascanio: «¿Te gustó mucho? Yo creo que fue muy larga y aburrida.»
  • Areson: «No, para nada.»
  • Ascanio: «Y entonces, ¿por qué te fuiste de la conferencia?»

En aquel momento estaba pensando «tierra trágame». Intenté explicarle la situación y decirle que para nada me había aparecido larga, que era muy interesante, pero que me tuve que marchar y claro, la situación fue que entre todo el mundo se había fijado cómo no habíamos ido (y eso que habíamos salido como si fuéramos unos grandes espías, pero nada, nos pilló). Ahora que pasó creo que fue una situación muy graciosa.

P. ¿Cómo se lleva lo de trabajar con tu pareja, lleváis bien actuar y convivir?

R. La verdad que es complicado trabajar con una persona y luego vivir como pareja con ella. Nosotros tenemos un acuerdo del 50% para cada uno. De la puerta de la casa hacia afuera para mi y de puertas para dentro para ella [risas]. Yo espero no acabar como Pendragon [más risas]. Sin embargo hemos pasado 15 años actuando juntos y es verdad que hay momentos de muchísimo trabajo y hay que hacer muchos kilómetros. Cuando tienes que decirle a tu pareja que no te gusta algo, o que no lo hace como tú quieres, pues te arriesgas a dormir en el sofa [más risas]. Puede existir algun roce, pero bueno, hablándolo con abogados delante no tiene por que pasar nada. Sí que tenemos claro que hay ir hacia adelante y sortear las diferencias.

Areson y Pompita

P. ¿Te reciclas con alguna frecuencia o vas tirando del extenso repertorio adquirido en estos 20 años de experiencia?

R. Pues la verdad que sí que me reciclo bastante. Y sobre todo en buscar mejoras en lo que hago. Sigo pensando en los efectos y cómo llevarlos hacia el público. Porque sí que conocemos muchísimos juegos, sin embargo hay muchísimos que no soy capaz de comunicarlos. Es como el que sabe muchísimos chistes, pero luego no puede contar todos lo chistes.

El vivir en una zona determinada y no salir al extranjero te hace que tengas que reciclarte como profesional. Pero luego tienes que buscar también juegos que sepas cómo contarlos. Porque es como el cuentacuentos, no solamente sabe la historia, la historia en sí, sino cómo contarla . Y ahora hago también magia familiar que me gusta, porque el padre del niño, está allí participando. Es bastante más complicado porque tienes que tirar de muchos hilos para conectar con el público.

Yo recuerdo y mi reafirmo lo que me dijo una vez Michael Ammar: que cada vez sabía menos juegos de magia. Y realmente es así, cuando pasa más tiempo te vas volviendo un poquito más exigente. Esto hace más difícil incorporar juegos a tu repertorio. Con lo cual estás entre la tesitura de reciclarte, porque repites muchas veces, y buscar lo que te gusta y con lo que te sientes artísticamente más desarrollado.

P. ¿Tenemos un poco perdida la capacidad de asombro con la moderna tecnología o todavía puede conseguirse? ¿Recurres al recetario clásico para sorprender o has ido adquiriendo con el tiempo una forma propia para lograrlo?

R. Por mucha tecnología que exista, el artista está por encima de todo eso. Es cierto que casi todos los especiales de magia de hoy en día se han convertido en documentales llenos de efectos especiales. Pero hay que entender que la televisión es otra cosa. Tienen otras necesidades y están preocupados de la audiencia, tanto es así que no les importa incluir efectos especiales.

Por otro lado yo intento huir de usar elementos que puedan dar la impresión de usar ultima tecnología y así puedan explicar el secreto. Uso elementos cotidianos en la medida de lo posible. Creo mucho en los efectos clásicos. Aunque es cierto que intento modificarlos o añadir algo de cosecha propia. Está claro que la magia clásica tiene una fuerza impresionante en los espectadores. Es como si tienes una receta muy buena de cocina, por poco que le añadas, consigues un plato diez.

P. Dinos un efecto que te sorprendería por muy imposible que parezca.

R. De repente el Mago saca su varita y convierte a todas las personas con cargos importantes en gente honradas. Creo que me he pasado… [risas].

P. Sé que te gusta mucho la magia con cartas. ¿Prefieres efectos manipulativos o psicológicos?

R. Pues es difícil para mi elegir. Si me dejas elijo los dos. Me centro más en el efecto y en qué herramientas tengo para llegar a ese camino. Intento elegir la que más oculte la trampa. Por suerte en España tenemos a los mejores magos que combinan estas cualidades. Vivimos una época dorada con nuestros compañeros y donde miro hay grandes cabezas pensantes. Podría hacer una lista con muchos magos conocidos y otros no tan conocidos.

Dependiendo de la situación, utilizo un método u otro. Cuando me gusta la rutina intento tener varios métodos. Pero, sobre todo, que no me limite a estar cómodo y comunicando artísticamente.

Me siento muy afortunado de tener esta profesión y afición, que me permite estar rodeado de grandes personas y amigos. Al fin y al cabo sigo siendo un aprendiz y eso me mantiene vivo, queda tanto por aprender ….

P. Como habrás intuido, el amigo Carlos Hampton, compañero de correrías en tus primeros años de acercamiento a la magia, nos ha prestado alguna información. Le damos las gracias por ello y a ti por el tiempo dedicado a contestar éstas preguntas.

Un abrazo.

Juan Carlos Herranz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *