ENTREVISTA A ANTONIO ROMERO

Antonio Romero es un mago madrileño formado en los años 80 en la Escuela Mágica de Madrid. Comienza a realizar sus primeras actuaciones en los años de la Movida Madrileña acudiendo a salas como La Mandrágora,  en donde se programaban tanto actuaciones musicales como mágicas, coincidiendo con cantantes como Joaquín Sabina.

A finales de los 80, se licencia como Ingeniero Industrial y ejerce como consultor y gerente de organización, habiendo trabajado en Banesto y filiales de Telefónica. Paralelamente, continúa con sus actuaciones, lo que lleva en 1996 a dar el salto definitivo y abandonar el mundo de la consultoría para dedicarse profesionalmente a la magia.

En 1993 publica La Magia de Antonio Romero que es también publicado en Francia (por cierto, se agotó rápidamente). Recibe numerosos premios, Premio Ascanio 1984, segundo Premio Nacional de Micromagia Zaragoza 1992, Mejor Mago del Año 1993, Primer Premio Internacional en Valongo 2004 en la especialidad de Magia de Cerca, Premio especial Japon Cup en el European Magic Championship 2005, Diploma del Museo Cups and Balls de Las Vegas 2010 por su aportación al mundo del ilusionismo. Actualmente imparte conferencias sobre su magia a lo largo y ancho del mundo, desde las famosas 4F en USA hasta el lejano Japón.

Tras su conferencia en la SEI sobre la Romero Box, su último invento, y después de una gira por más de 16 ciudades de  Europa en el mes de noviembre aprovechamos para realizarle la siguiente entrevista.

¿Quieres saber más? En ElTaumaturgo.com te lo contamos…

P.- Hola Antonio. Cuéntanos cómo empezaste en el mundo de la magia.

R.- Comienzo a interesarme por la Magia a la edad de 9 años, después de presenciar una actuación de magia en el Museo de Cera de Madrid. Tras 6 años en solitario pateando todas las bibliotecas habidas y por haber en busca de algún libro de magia (definitivamente eran otros tiempos), coincido  en mi colegio con los hermanos Navajas (Manolo y Joaquín) que me llevan por primera vez a la SEI allá por finales de los 70.

En 1981, nada más cumplir la edad permitida, me examino en la SEI a la que siempre procuro acudir y recomiendo a todo el mundo ya que es un lugar ideal para estar en contacto con otros magos y aprender MAGIA con mayúsculas. Por esa mítica época me hago asiduo de las reuniones nocturnas que por aquellos años se hacían en casa de Juan Tamariz. Un buen día, comenté a Arturo de Ascanio si era posible reunirse con él en su casa de una manera asidua, la respuesta fue afirmativa y durante más de 4 años me reuno con Arturo todos los jueves en su casa. Esto marca definitivamente mi formación mágica y el inicio de una costumbre, las reuniones de magos en la casa de Arturo.

Antonio Romero

P.- Ahora tenemos exceso de información sobre todo a través de internet. En tus inicios las posibilidades de acceder a la información sobre magia serían más dificultosas.

R.- Era prácticamente imposible, y más para un crío. Te puedo contar cientos de anécdotas sobre esto. Una de ellas. Recuerdo que  iba a la calle Zaragoza donde estaba la tienda de magia de Madrid,  la Casa de los Juegos. Me quedaba mirando el escaparate y, cuando por fin me atrevía a entrar, una horrible mujer, por lo menos horrible en mis recuerdos, no me hacía ni caso invitándome a irme. Un día tuve que acudir a la “autoridad”, fui con mi padre,  para que me hicieran un poco de caso. Cualquier cosa me parecía un mundo.  Me escribía siendo crío, con 12 años más o menos, con el  Padre Ciuró que me daba consejos mágicos al estilo señorita Francis. Un día le pregunté en una de esas cartas dónde podía conseguir un falso pulgar, objeto que me parecía el Santo Grial y algo totalmente inalcanzable para mí. Me respondió que con el tiempo, si mi vocación continuaba y mi interés por la magia crecía, acabaría teniendo uno de esos maravillosos objetos, ya que la vida me llevaría a ello. Madre mía, si levantase la cabeza…

P.- ¿Cuáles fueron tus referentes mágicos entonces?

R.- Mis referentes eran y son Arturo de Ascanio, Juan Tamariz,  Antonio Ferragut, Camilo, Gabriel Moreno… se dice pronto. Además fueron y son, ¡amigos míos! Qué más puedo pedir.

P.- Llegaste a la SEI con Joaquín Navajas y algún compañero más. ¿Qué diferencias básicas ves entre quienes acuden hoy frente a quien lo hacía entonces?

R.- El mundo ha cambiado pero los magos siguen siendo los mismos. A ver si me explico, magos auténticos, hasta la médula, siempre han sido y serán pocos. Son gente que conoces un día y siempre te acompañarán. Puede que durante una época estén más ocupados en otras cosas pero siempre acaban volviendo. Luego hay gente que le gusta la magia, la viven una temporada con entusiasmo, se aficionan y disfrutan de ellas, incluso se gana la vida durante un tiempo gracias a la magia, lo que está muy bien; pero la magia no está en su ADN. Ahora, debido el boom de la información, hay muchos magos así, lo cual es muy bueno; pero con el auténtico gen del ilusionismo, siguen más o menos afectando la misma cantidad de siempre.

P.- Seguro que hay algún efecto que te ha emocionado en su momento más que otros. Dinos alguno.

R.- Yo me he emocionado viendo magos, pero no creo que un efecto sea capaz de emocionarme. Sí de asombrarme, pero no de emocionarme. El efecto es un instrumento del Arte de la Magia pero no es arte en sí mismo aunque, ¡claro que hay juegos que pueden impactarte más!. Por decirte algunos momentos realmente mágicos, recuerdo a Arturo de Ascanio haciendo el Todo Dorsos o la rutina de Paris de Juan Tamariz o Camilo y su Carta en la Botella.

Antonio Romero

P.- Eres un fan de los gimmicks y también un inventor de muchos de ellos. ¿Son tu “hold out” y la Romero Box las creaciones de las que te sientes más satisfecho?

R.- Como gimmick, me parece que la mejor aportación que he hecho al mundo de la magia es el ARHO (Antonio Romero Hold Out). Creo que lo que se puede hacer con esa herramienta son milagros auténticos y el que la domina tiene a su alcance la capacidad de realizar increíbles maravillas. Te abre a un mundo completo y poco explorado como es el de lo tirajes, con la ventaja de tener una herramienta perfectamente resuelta. Como rutina, mis Cubiletes Transparentes creo que son una aportación importante. Como dijo Vernon, a un mago se le conoce por su rutina de cubiletes.

P.- En tus actuaciones en presentación de productos para empresas habrás tenido alguna que otra situación especialmente divertida. ¿Recuerdas alguna?

R.- Suelo tenerlo todo bastante controlado por lo que es difícil llegar a una situación fuera de control y con los juegos no recuerdo nada en especial, pero sí con comentarios de espectadores. En el escenario, tengo “buen regate en corto” y me gustan esas situaciones.

Te contaré dos anécdotas, como en el chiste una buena y otra mala. Empecemos con la mala. Actuando en un céntrico hotel madrileño para una convención de unas 150 personas, estaba haciendo la aparición de la botella en el globo al estilo David Stone. En vez de unas tijeras, como usa él, utilizaba un cuchillo grande que llamaba bastante la atención.  Pues el caso es que al clavar  el globo con el cuchillo, lo que clavé fue mi dedo pulgar izquierdo. Literalmente lo atravesó  el cuchillo. Entró por la yema y pude ver la punta atravesando la uña. No dije ni mu, el espectáculo tiene que continuar, pensé, aunque el dolor era mareante. El problema es que eso empezó a sangrar como si de una fuente se tratase. ¡El público creía que era parte del show! Tuve que parar. A los 15 minutos volví con una aparatosa venda y continué el show. La ovación fue de torero en la puerta grande de las Ventas.  Tiempo después, fui a Viena a dar una conferencia y coincidí con David Stone. Nos fuimos a cenar juntos y le conté la anécdota. Me dijo: “Mira Antonio” y me enseñó que tenía un montón de heridas en la mano izquierda debido al juego (el usa unas tijeras). Desde entonces cambié el método y curiosamente es ahora más seguro y más espectacular.

Vamos con una más agradable. Dando una conferencia en Lille (Francia) sobre el Hold Out, en un club de alta “edad media”. Cuando terminé, un mago de unos noventa años se levantó, me miró a los ojos y  me dijo: “es lo más mágico que he visto en muchísimos años”. Me dio un abrazo y se fue realmente emocionado.  La verdad es que me sentí muy recompensado.

P.- ¿Qué supuso el premio recibido por los “cubiletes transparentes”?

R.- La rutina de Los Cubiletes Transparentes es algo muy especial para mí. Sintetiza la manera que tengo de ver la magia. Hay muchos años de trabajo detrás y piensa que cuando empecé a trabajarla no había nada sobre el tema. Parecía misión imposible. Tuve que crearla prácticamente de cero.  Te contaré que hay un museo de cubiletes en USA “The Cups and Balls Museum” y para mí fue un auténtico honor cuando en el año 2009 en Las Vegas,  me entregaron un diploma como reconocimiento “to the art of magic and the cups and balls”.

P.- ¿Qué tres magos de close up te parecen los más significativos?

R.- Siempre se puede sacar cosas buenas de casi todo el mundo. Si me dices tres magos actuantes significativos de cerca te diría Arturo Albert Goshman, realmente me impactó la fuerza con que plantaba sus efectos. Juan Tamariz que ha conseguido proyectar la magia a todos los públicos y René Lavand que ha unido la emoción.  Si nos referimos a magos que han transformado los cimientos de nuestro arte  Dai Vernon y Arturo de Ascanio.

La palabra significativo puede tener varias interpretaciones. Si nos referimos a la influencia que han supuesto sobre la magia: Dai Vernon, Arturo de Ascanio y Fred Kaps.

Antonio Romero

P.- ¿Qué efecto por muy imposible que parezca te gustaría realizar, dentro de unos límites razonables?

R.- Suelo tener los pies en el suelo, y cuando me planteo un efecto aparentemente imposible es porque creo que no es tan imposible. La primera vez que me planteé hacer los cubiletes transparentes me pareció una montaña muy difícil de subir, pero allí estaba la montaña y era cuestión de paciencia. Últimamente me he puesto a trabajar en dos efectos que creía casi imposibles pero creo que ya los he resuelto, el primero es una predicción de cosa que van diciendo los espectadores a lo largo del show. Uno de ellos tiene una simple caja de cartón bien cerrada y precintada  a la que no me acerco. Cuando la abre hay un sobre en su interior. Lo lee y está escrito lo que ha ido sucediendo. Aquí el planteamiento “imposible” era hacerlo sin ayudantes que te “carguen”, sin pausas en el espectáculo y yo solito en el escenario.  Este juego ya es parte de mi show. El segundo también está resuelto pero sólo lo he presentado un par de veces. Te dejo con la intriga pero como dicen en el cine… «próximamente en vustras pantallas».

P.- ¿Puedes adelantar algo de algún nuevo gimmick en el que estés trabajando?

R.- Bueno, creo que la respuesta está en la anterior pregunta.

P.- Es frecuente en una sesión acabar con uno de los efectos más impactantes del repertorio tras el cual ya no tendría sentido hacer nada más. Dinos alguno de tus efectos preferidos como final te tus actuaciones.

R.- Aquí hay que tener mucho cuidado, depende de cómo esté estructurado el número y las intenciones que tengas. Hay que acabar con algo fuerte pero hay que saber manejarlo y saber por qué acabas con eso.  Doy clases de magia a un pequeño grupo y siempre insisto mucho en los temas teóricos y esto no es tan simple como decir que “acabo con algo fuerte y ya está”. La respuesta es más complicada de lo que parece y hay que analizarlo con cuidado. Te diré un par de finales pero habría que verlo en un contexto: cubiletes transparentes y predicción total (la que comentaba antes).

P.- ¿Cómo ves la evolución de la magia? ¿Por dónde irán los tiros de los espectáculos mágicos de los próximos años?

R.- Esto va muy rápido y no sé qué decirte. Hace años me planteé a mí mismo esa pregunta y no acerté. Creo que el modelo “magia tipo pub/sala + pero mira que gracioso es el mago”  se está agotando por dos motivos;  hay muy poca gente que realmente lo sepa hacerlo bien y se está convirtiendo en un chiché para el público.  Cuando eso ocurre, hay que cambiar rápido de dirección. Ya hay demasiadas copias de las fotocopias de los originales y están saliendo movidas. Creo que hay que ir a un modelo diferente que aporte algo más a los espectadores. En eso estamos.

P.- ¿Cuál es tu rutina de cartas favorita y por qué?

R.- No sé. Me gustan muchas. Si tiene magia clara y potente, me encantan. Me lo voy pensando y ya te contaré.

Juan Carlos Herranz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *